Pasar al contenido principal

Desafíos potenciales de la terapia con bomba de insulina

Para tener una imagen más certera de las posibilidades de este tipo de terapia debemos considerar no sólo las ventajas sino también los potenciales desafíos, aunque algunos de estos no resulten tales ya que deberían formar parte de la vida diaria de cualquier persona tratada con insulina.

Manejo responsable de la terapia

Las personas candidatas a la terapia con bomba deben poseer una buena formación diabetológica, alcanzando los conocimientos necesarios para manejar responsablemente su diabetes. Con el fin de sacar el máximo beneficio de la bomba, deberían ser capaces de manejar el contenido de carbohidratos y grasas en sus comidas.

Control glucémico riguroso

Quienes llevan una bomba de insulina idealmente deberían también disponer de Monitorización Continua de Glucosa bien integrada en la propia bomba, como puede ser el caso de la Animas Vibe, o de manera separada sobre un dispositivo móvil. Quienes no tengan acceso a la MCG deben analizar su glucemia al menos entre 4 y 6 veces por día, todos los días. Con relativa frecuencia algunos de estos análisis deberán realizarse de madrugada.

Riesgo de cetosis

Con una bomba de insulina tenemos una infusión inmediata de la misma, no existiendo reserva de insulina lenta, por lo que, ante cualquier interrupción, y si no se actúa de manera adecuada, puede aumentar rápidamente la glucemia y llegar a producir cetosis.

Conexión permanente

El uso de una bomba de insulina implica llevar conectada una cánula durante todo el día. Los sistemas actuales, tanto las propias bombas como los juegos de infusión, tienen un diseño que permiten ciertos juegos (como conexión y desconexión temporal, diferentes tipos de cánulas y otros) que minimizan estos pequeños inconvenientes, los cuales están suficientemente compensados con las ventajas aportadas por la terapia con bomba.

Cuidados de la piel

Para evitar que surjan problemas en la piel por el uso continuo de los sistemas de infusión, es preciso que quien tiene una bomba siga las indicaciones de su equipo sanitario. En algunos casos es necesario el uso de complementos de higiene y cuidado de la piel, pero los mismos tienen un coste insignificante.

Dependencia técnica

Las bombas actuales de insulina son dispositivos muy seguros con escasa incidencia de averías, aunque el riesgo potencial existe como para cualquier dispositivo electromecánico. Los fabricantes y distribuidores de este tipo de productos en general, y en concreto Animas y Novalab en particular, están dotados de un reputado servicio de asistencia técnica que funciona las 24 horas del día, todos los días del año, capaz de resolver las posibles incidencias. Si temporalmente hay que prescindir de la bomba, se aplicará la pauta alternativa dada por el médico tratante para estas ocasiones.