Pasar al contenido principal
Diabetes en los colegios

Diabetes en los colegios

Con septiembre llega la vuelta al cole y a la rutina. Si tienes un hijo con diabetes es probable que a estas alturas del año afrontes con cierta tensión y nerviosismo la vuelta de tu hijo al cole. Y es que, las actividades y la rutina de cada día serán distintas a las de la época estival y ello hará necesarios ajustes en el tratamiento de la diabetes.

Dado que, la diabetes en una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la edad pediátrica hay muchas posibilidades de que cada profesor tenga en su grupo de clase, a lo largo de su vida profesional, algún niño o adolescente con diabetes.

En este sentido, tal y como explica la Fundación para la Diabetes, hay aspectos de la enfermedad que deben ser conocidos por los profesores y educadores para facilitar la integración escolar y social del niño con diabetes en un ambiente de seguridad.

A través de los padres, y del propio chico (según la edad), el equipo docente puede aprender las pautas a seguir en cada caso.

El niño con diabetes es un alumno más, que debe seguir las mismas actividades escolares que sus compañeros, tanto intelectuales, como deportivas o lúdicas; su enfermedad no lo impide, sólo es preciso prever y planificar las actividades que se programan desde la escuela.

Por ello, desde la Fundación para la Diabetes proporcionan algunos consejos para la vuelta al cole de los niños con diabetes.

En primer lugar, aconsejan a los padres anticipar una cita con los profesores para informar de la situación y que al mismo tiempo conozcas algunos aspectos importantes en relación al nuevo curso. Entre estos aspectos son siempre relevantes los horarios (especialmente el horario de educación física) y aspectos relativos a los menús del comedor.

Asimismo, creen necesario ajustar el tratamiento con insulina, ya que hay niños que durante las vacaciones de verano realizan muchas más actividad física que durante el periodo escolar. En este caso es probable que las dosis de insulina necesiten aumentarse.

Por el contrario, otros niños realizan menos actividad física durante el verano y durante el curso escolar, especialmente con el reinicio de las actividades extraescolares, incrementan la actividad física. En este caso es probable que sea necesaria la disminución de las dosis de insulina. Por otra parte, el estrés de levantarse temprano o de los exámenes puede condicionar un aumento en las dosis de insulina.

También es muy importante aportar información por escrito al personal del colegio así como la medicación necesaria, ya que será muy útil para los profesores conocer las dosis de insulina que tu hijo se administra habitualmente.

También es importante dejar medicación (insulina, glucagón) y elementos para el control (medidor adicional, tiras, tabletas de glucosa).En definitiva, los niños con diabetes deben tener la misma actividad en el colegio que un niño sin diabetes y vivir la enfermedad desde la normalidad, sin que le estigmatice ni represente ningún problema en el colegio.