Pasar al contenido principal

Ventajas de la terapia con bomba de insulina

La terapia con bomba de insulina aporta ventajas singulares e importantes frente a la terapia convencional con insulina. Algunas de estas ventajas son:

Mejor control glucémico

Al tener unos niveles de insulina acorde a los requisitos que se precisan en cada momento del día, por ejemplo se puede prever el fenómeno del alba (aumento espontáneo de la glucosa en las primeras horas del día por efecto de algunas  hormonas endógenas) aumentando las dosis basal de insulina en las primeras horas de la mañana y lograr mantener una normoglucemia al levantarse.

Los desajustes de la glucemia posprandial (después de una comida) se pueden evitar adaptando la dosis de bolo a la ingesta de carbohidratos y la forma del mismo en función del tipo de comida, por ejemplo expandiendo una parte del bolo en caso de comidas con alto contenido graso. La absorción de insulina es constante y no sometida a una elevada variabilidad lo que contribuye a un ajuste más sencillo (variabilidad de absorción del ± 3% con la bomba frente a una variabilidad de alrededor del ± 25% con la insulina inyectada).

  • Variabilidad de absorción de un ± 2,8% (con la bomba)
  • Variabilidad de hasta un ± 52,0% (con la insulina inyectada)

Menos episodios de hipoglucemia

Por razones similares a las hasta ahora comentadas, con el uso de la bomba de insulina se disminuye de manera apreciable el número e intensidad de las hipoglucemias. Con la bomba es posible programar infusiones basales diferentes en distintos horarios del día, como por ejemplo a primeras horas de la noche. También cuando se mejora el control glucémico en general y se evitan las oscilaciones entre valores extremos, se produce una detección más precoz de los síntomas de hipoglucemia.

Un estilo de vida flexible

La bomba de insulina permite llevar una vida activa más independiente, como por ejemplo que no requiere la toma de alimentos en momentos prefijados, o que permite la actividad física sin necesidad de programarla con excesiva antelación, o que no obliga a despertarse a una hora concreta para ponerse la insulina. En los viajes intercontinentales la adaptación horaria es bastante sencilla. En definitiva, con bomba de insulina se eliminan barreras que condicionan el día a día de la vida de una persona con diabetes.