Pasar al contenido principal

Alternativa a los 'pinchazos' para controlar la glucosa

La diabetes es una enfermedad crónica que implica la modificación de estilos de vida, una alimentación adecuada, ejercicio físico y la utilización de fármacos

Para su tratamiento es fundamental que las personas aprendan a manejarla de forma correcta con el objetivo de tener una buena calidad de vida y evitar posibles complicaciones.

Pero, la diabetes también implica llevar un control de la glucosa. Este control es algo que las personas con diabetes deben realizar múltiples veces al día ya que conocer los niveles de glucosa en sangre permitirá ajustar la dieta y determinar la dosis de insulina que se aplicará.

Tradicionalmente, para conocer nuestros niveles de sangre (bien seamos personas con diabetes o no), necesitábamos recurrir a los pinchazos. Precisamente, por ello muchos pacientes no se miden la glucosa con la frecuencia recomendada por su médico, entre otras razones, por el dolor y el miedo que les genera el “pinchazo”.

Y es que, según la Fundación para la Diabetes, se recomienda realizar entre 5 y 6 controles al día, antes de cada comida y dos horas después de la misma, antes de ir a dormir o si practica ejercicio antes de realizar la actividad y una vez finalizada. Los controles son fundamentales para ajustar nuestra pauta de insulina o del tratamiento en general, si fuera necesario.

Pero, con el paso de los años han ido apareciendo otras alternativas que no requieren tantos "pinchazos" para controlar la glucosa en sangre, los más significativos son los sensores subcutáneos para medición continua de glucemia o para medición "flash", entre otros avances.

En este sentido, según la Asociación Diabetes Madrid,  las nuevas tecnologías de medición de la glucosa ayudan a la elección del tratamiento más adecuado para cada persona, permitiendo lograr el mejor tratamiento individualizado alcanzando los mejores resultados de tratamiento  con los menores efectos secundarios y la mejor calidad de vida.

En España, según Diabetes Madrid, existen varias tecnologías para el tratamiento para la administración de insulina: las plumas de insulina ofrecen un modo cómodo y sencillo de administración; las bombas de insulina que son dispositivos pequeños y portátiles que administran insulina de acción rápida las 24 horas del día a través de un tubo pequeño (catéter) y una cánula (denominados equipo de infusión) que se implanta bajo la piel;  que pueden estar integradas con un monitor continuo de glucosa que mide los niveles de glucemia continuamente, dando lecturas cada 5 minutos (288 al día) durante las 24 horas del día.