Pasar al contenido principal
diabetes_dia_a_dia, diabetes, MCG, monitor continuo de glucosa, Dexcom

¿Cómo afecta la diabetes en el día a día?

Inyecciones múltiples de insulina y controles de glucemia diarios, en función de la previsión del día del afectado, si va a hacer ejercicio, si tiene estrés en el trabajo, si va a comer fuera...Estas son algunas de las "normas" que tienen que afrontar las personas con diabetes en su día a día.

La diabetes es un desorden metabólico crónico que se produce debido a que el páncreas sufre una disfunción, no genera cantidad suficiente de insulina aumentando los niveles de glucosa en sangre.

A partir de que una persona es diagnosticada de diabetes, debe afrontar de repente nuevas restricciones y numerosos controles que generan cambios de su rutina y crea nuevos hábitos en su vida diaria.

La mayoría de pacientes con diabetes son de tipo 2, también conocida como del adulto (90%), que suele presentarse en personas a partir de los 40 años.

Sin embargo, la diabetes tipo 1 o infanto-juvenil (10%) afecta con mayor frecuencia a niños y personas jóvenes.

No obstante, en ambos casos, el paciente debe ser consciente que desde el momento del diagnóstico, su calidad de vida va a depender mucho del buen control y de los hábitos que siga en su día a día, ya que si la diabetes no se controla, puede originar algunas complicaciones.

Esta enfermedad obliga a modificar algunos de sus hábitos suponiendo ciertas dificultades de su día a día, especialmente cuando aparece en niños en edad escolar, ya que muchos colegios no cuentan con un servicio de enfermería que pueda ayudar a estos alumnos a gestionar su diabetes en rutinas tan habituales, pero que en muchos casos requieren del apoyo de un profesional, como las pruebas de glucemia o la inyección de insulina.

Nuevos sistemas de control como la Monitorización Continua de Glucosa en tiempo real facilita a los niños escolarizados y las personas responsables la supervisión de la enfermedad. Estos sistemas permiten definir alarmas y alertas para que los niños, con o sin ayuda puedan tener una mejor gestión de sus niveles de glucemia y prevenir cualquier evento asociado a un cambio en sus niveles de glucemia.